Loading...

lunes, 24 de enero de 2011

Estudio Biblico Transformador para Jovenes






Estudios Bíblicos Transformadores
para Jóvenes


Unidad II


Se da permiso de duplicar para uso de la iglesia solamente
No se permite vender




Traductora: Adlin Cotto, Ministro de jóvenes en la Iglesia Bautista Southwayside

Editor : Chuck Padilla, Pastor de la Iglesia Christian Fellowship

Equipo BAPTISTWAY PRESS®: Ross West, Positive Difference Communications,
Editor y Consultante de Publicación; Jane Wilson, Consultante Jóvenes, Centro de
Estudio Bíblico / Discipulado; Dennis Parrott, Director, Centro de Estudio Bíblico /
Discipulado; H. Lynn Eckeberger, Coordinador, Sección Salud y Crecimiento de la
Iglesia; Charles Wade, Director Ejecutivo, Convención Bautista General de Texas.


Unidad II. Administrando lo que tengo


Lección 1. Dones que continúan dando
Lección 2. El tictac continúa
Lección 3. ¿A Su servicio?
Lección 4. ¿Ahorros o préstamo?


Unidad II, “Administrando lo que tengo”, está diseñada para jóvenes de séptimo a
duodécimo grado. Los estudios bíblicos exploran cuatro aspectos de la mayordomía. La
primera lección enfoca en los dones, la segunda en el uso sabio del tiempo, la tercera en
seguir el ejemplo de Jesús al servir, y la cuarta en la mayordomía del dinero. Las
lecciones pueden usarse en el orden indicado o en cualquier orden que se ajuste a su
situación.1

Cada lección consiste de dos secciones principales para el maestro mas una página para el
estudiante. Las dos secciones principales de la guía de enseñanza son Qué dice la Biblia,
provee comentarios dirigidos a ayudar al maestro a entender el pasaje bíblico, y Plan de
enseñanza, ofrece dirección para el maestro al guiar a los jóvenes en el estudio de la
lección.

También incluido en Qué dice la Biblia hay aplicaciones bajo los encabezados Qué me
dice la Biblia y Qué dice la Biblia a los jóvenes. Qué me dice la Biblia enfoca en la
aplicación para el maestro, y Qué dice la Biblia a los jóvenes enfoca en aplicación para
los jóvenes.

El Plan de enseñanza está organizado bajo los encabezados Motivación, Examinación,
y Aplicación. Los pasos enumerados proveen dirección a través del plan de enseñanza.

1 A menos que sea indicado, todas las citas bíblicas son de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional,
©1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. Usado con permiso.


Lección 1. Dones que continúan dando

Trasfondo bíblico: 1 Corintios 12
Pasaje bíblico focal: 1 Corintios 12:1-11; 27-31
Idea principal: El Espíritu Santo da dones a cada persona para usarlos para el bien


de otros.
Pregunta para la vida: ¿Tengo “dones”?
Meta de enseñanza: Guiar a los jóvenes a reconocer que el Espíritu les ha dado


dones para usar para el bien de otros.


Qué dice la Biblia

¡Jesús es el Señor! (12:1-3)

Primera de Corintios 12 enfoca en los dones del Espíritu. Estos dones son para la iglesia,
y el propósito es ayudar en la proclamación del evangelio.

Pablo animó a sus lectores a que no fueran ignorantes. Él quería que ellos conocieran la
verdad. Muchos de los lectores de Pablo eran nuevos creyentes. En un tiempo, ellos
habían sido paganos que adoraban ídolos inanimados. Los adoradores paganos podían
hablar, suplicar, orar, y clamar, pero no recibían respuesta. A los adoradores paganos les
faltaba sabiduría y ayuda para las situaciones de la vida. Estaban verdaderamente
abandonados y sin ayuda. Ellos esperaban ayuda y no recibían nada de parte de sus
ídolos.

Los creyentes, sin embargo, tienen al Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos ayuda a
entender que Jesús puede ser el Señor de nuestras vidas. Dios envía al Espíritu Santo para
ayudarnos a reconocer la necesidad de darle a Jesús el trono de nuestras vidas. Por medio
del Espíritu Santo recibimos el don fundamental. Aprendemos que Jesús puede reinar en
nuestros corazones.

Jesús es Señor cuando Él se convierte en la prioridad en nuestra vida, la escuela, el
trabajo, las relaciones, la familia y la iglesia. Es posible que los inconversos digan: “Jesús
es el Señor”. Sin embargo, solamente el creyente, guiado por el Espíritu Santo, puede
entender a plenitud y aplicar el significado de esa frase.

Muchos dones, un Dios (12:4-6)

¿Qué sucedería si todos los creyentes tuvieran exactamente el mismo don espiritual?
Dios, por medio del Espíritu Santo, provee dones únicos y variados a cada creyente. A
pesar de que algunos pueden sugerir que los dones espirituales dividen la iglesia, la
intención de Dios es unirnos. Los dones son dados para el propósito de Dios. Él los dio a
los creyentes para Su gloria. Los creyentes glorifican a Dios cuando usan sus dones


espirituales dados por Dios bajo la autoridad de Dios. Cualquiera que sea el don que
tienes, le pertenece a Dios. No tenemos que pelear para adquirir un don en particular.
Aún más, los individuos tienen dones diferentes. Estos dones han de ser usados para el
beneficio de otros, no de uno mismo.

Nueve dones dados por un Espíritu (12:7-11)

Pablo decalra que los dones son dados para bendecir a la iglesia. Cada creyente recibe lo
menos un don. La iglesia es bendecida según los creyentes usan sus dones espirituales.
Algunos dones reciben más atención, pero no son más valiosos que otros dones. Los
dones no causan que los creyentes tengan una posición espiritual más alta. Es un error
para los creyentes pensar más de sí mismos porque tienen cierto don en particular.

Pablo enumeró nueve dones espirituales en este pasaje. Considere estos dones
brevemente.

(1) Los creyentes con el don de palabra de sabiduría tienen una percepción de los
esfuerzos de Dios. Ellos son maduros y tienen una perspectiva de los caminos del Señor.
(2) Aquellos con el don de palabra de conocimiento o de ciencia son capaces de poner en
práctica la sabiduría. Este don ayuda a aplicar la sabiduría espiritual a la vida diaria.
(3) El don de fe incluye la habilidad de creer en Dios de una manera especial para
necesidades especiales. Este don trae resultados especiales. El don de fe no debe
confundirse con la fe de los creyentes.
(4) El don para sanar enfermos o don de sanidades incluye una obra especial del Espíritu
en la vida y ministerio de un creyente para ayudar a otros.
(5) Dios obra por medio de las personas para alcanzar resultados maravillosos. Se hace
referencia a estos dones como poderes milagrosos. Los poderes milagrosos son
habilidades especiales para beneficio del cuerpo de Cristo.
(6) Un profeta comparte el corazón y la palabra de Dios en nuestro mundo. Las personas
con el don de profecía pueden edificar y exhortar. Dios usa este don para hablar la verdad
al pueblo de Dios y por medio del pueblo de Dios. Esta es una habilidad especial para
predicar las buenas nuevas de Jesucristo.
(7) Muchos se llamaban profetas en la época de la iglesia primitiva. Los creyentes tenían
que evaluar los mensajes que recibían. Para este propósito el Espíritu proveyó el don de
discernir entre espíritus. El Espíritu proveyó claridad para la iglesia primitiva. Ayudó a
identificar mensajes falsos.
(8) Dos dones adicionales mencionados son el hablar en diversas lenguas y la
interpretación de lenguas. En este caso, el don de lenguas es un lenguaje espiritual
singular en vez de un lenguaje humano. Ese don era usado en oración privada, y podía ser
usado en la adoración en la iglesia si se cumplían con ciertos requisitos (1 Corintios
14:27-28).
(9) Pablo instruyó que si el don de lenguas era practicado en la adoración en la iglesia,
debía haber un intérprete con el don de interpretación de lenguas disponible para ayudar a
que la congregación entendiera. Pabló reguló este don aún más diciendo que solamente
dos o tres podían hablar en lenguas durante un servicio de adoración.
Hablar en lenguas causó algunos problemas. Algunos pensaban que este don era más
valioso que los demás dones. Otros creían que hablar en lenguas era un prerrequisito para


ser llenos del Espíritu Santo. Pablo enfatizó, sin embargo, que todos los creyentes tenían
dones espirituales particulares y diferentes. No todo el mundo tendría el don de lenguas.
Algunos intérpretes de la Biblia sugieren que el uso de las lenguas fue solamente para la
iglesia primitiva. Otros enfatizan que no hay un punto cese para los dones provistos por el
Espíritu. Este pasaje parece indicar que hablar en lenguas es un don espiritual viable y
que debe ser usado solamente dentro de los requisitos establecidos por Pablo y para el
propósito expreso de bendecir a la iglesia. Las personas que creen que tienen este don
deben tener mucho cuidado al usarlo (vea también 1 Corintios 14:19). Más aún, hablar en
lenguas no es un requisito para la vida llena del Espíritu.

El Espíritu Santo reparte los dones para el propósito de Dios para cada creyente. Dios nos
trata como individuos particulares. Dios suple nuestras necesidades en cómo nos da
dones espirituales. Romanos 12:6-8, Efesios 4:11, y 1 Pedro 4:10-11 proveen listas
adicionales de dones espirituales.

¡Nos necesitamos unos a otros! (12:27:31)

Pablo resumió su descripción anterior de las partes de la iglesia. Todos nos necesitamos
unos a otros. Los dones fueron dados para beneficiar a toda la iglesia. No podemos
darnos el lujo de trabajar independientemente o de ignorar los dones espirituales. Se
anima a que los creyentes sirvan al unísono y trabajen juntos como un testimonio del
Espíritu de Dios en sus vidas.

Pablo se refirió a los apóstoles, profetas, y maestros, junto con los que hacen milagros,
los que sanan, los que ayudan, los que administran y los que hablan en lenguas. Pablo nos
recuerda que hay dones diferentes y singulares.

En la iglesia primitiva, un apóstol era alguien quien había sido testigo ocular del
ministerio de Jesús y quien había participado en la proclamación del evangelio. A los
profetas se les daba la responsabilidad de compartir las buenas nuevas de Cristo con la
iglesia. Los maestros eran aquellos individuos con el don particular de explicar la palabra
de Dios y de edificar a los creyentes. Los maestros tenían que ser maduros en su
crecimiento espiritual.

En este pasaje, Pablo repite otros dones mencionados anteriormente. Este pasaje nos
exhorta a valorar los diferentes dones. También nos recuerda que los creyentes no van a
tener los mismos dones. Pablo concluyó exhortando a los creyentes a procurar los dones
que tengan el mayor impacto en la iglesia.

Qué me dice la Biblia

Este pasaje de las Escrituras es un gran recordatorio de las bendiciones que nos han sido
dadas por el Espíritu Santo. Nuestras iglesias serán bendecidas según identificamos y
afirmamos los dones espirituales en nosotros mismos y en nuestros compañeros
creyentes. Somos desafiados a conocer nuestros dones espirituales. Somos exhortados a
ayudar a otros a descubrir y a aplicar sus dones para el beneficio de la iglesia. Esta
lección puede ayudar a despertar conciencia respecto a los diferentes dones y guiarnos a
valorar tales dones.


Qué dice la Biblia a los jóvenes

Los jóvenes desearán descubrir los dones que ellos tienen así como los que tienen los
demás en el grupo de jóvenes. Ellos pueden que quieran información acerca de los dones
provistos por el Espíritu. Esta lección puede desafiar a los jóvenes a determinar sus dones
y a reconocer el valor de los dones de otras personas. Esta lección también puede
asegurarles que el Espíritu de Dios les ha provisto con su don o dones espirituales para
los propósitos de Dios.


Plan de enseñanza

Motivación

1. Coloque una hoja de papel y un lápiz en cada una de las sillas que se usarán durante la
clase. Según los estudiantes entran al salón, llame su atención hacia la pizarra. Ellos
deben ver lo siguiente escrito en la pizarra: eL psiritEi ed sDoi ah adod un ond psirutilae
a dcaa ynretece. Estas palabras han sido revueltas (¡por supuesto!). Cuando se escriben
correctamente, deben completar la siguiente oración: El Espíritu de Dios ha dado un don
espiritual a cada creyente. Pida a los estudiantes que tomen unos momentos para
descifrar esta frase. Anímelos a no compartir sus respuestas con los otros miembros de la
clase. Entonces, comparta la frase descifrada con los estudiantes. Indique que la lección
de hoy les ayudará a considerar el hecho de que ellos tienen, al menos, un don espiritual.
Invite a que un miembro de la clase los guíe en oración.
O salude a sus estudiantes. Comparta que la clase de hoy comenzará con una prueba corta
de verdadero o falso. Distribuya papel y lápiz. Pida a sus estudiantes que usen verdadero

o falso para sus respuestas. Escriba cada frase en la pizarra mientras las repite para sus
estudiantes. Pida a los estudiantes que escriban una respuesta para cada frase.
(1) Los dones espirituales están disponibles solamente para pastores y diáconos.
(2) Cada iglesia determina que miembros recibirán dones espirituales.
(3) La Biblia identifica solamente cinco dones espirituales.
(4) Los maestros son las personas más importantes en la iglesia.
(5) Cada miembro de la iglesia debe tener el don de sanidad.
No comparta las respuestas correctas con los estudiantes. Comunique que ellos
descubrirán las respuestas durante la lección. Guíe a la clase en una palabra de oración en
preparación para el estudio bíblico.

Examinación

2. Refiera a sus estudiantes al pasaje bíblico focal y pídales que trabajen con un
compañero o compañera para identificar cinco dones espirituales. Pida que algunos
voluntarios compartan sus listas. Escriba la lista completa en la pizarra.
O si usted usó la porción “O” del paso 1, divida la clase en grupos pequeños de tres o
cuatro estudiantes cada uno. Pida a cada grupo que busque en los pasajes focales las
respuestas correctas a las preguntas. Asegúrese que le pide a los estudiantes que escriban
el versículo que da la respuesta correcta a la frase. Diga a sus estudiantes que tienen
alrededor de cinco a siete minutos para completar esta tarea. Cuando se acabe el tiempo,
pida que algunos voluntarios identifiquen los versículos donde se encuentran las
respuestas correctas.

3. Divida la clase en dos o tres grupos pequeños. Asigne varios dones espirituales a cada
grupo. Entregue una hoja de papel y lápiz a cada grupo. Dígales que tienen de cinco a

siete minutos para desarrollar una descripción para el significado de los dones espirituales
que se les ha asignado. Anímelos a repasar los pasajes focales para ayuda.

4. Dé a cada equipo una oportunidad para compartir su trabajo. Mientras cada equipo
informa, use las notas bíblicas de su lección para clarificar y describir el propósito para
cada don espiritual enumerado en el pasaje focal.
5. Resuma la lección haciendo las siguientes preguntas:
a. ¿Cuál es el propósito de los dones espirituales?
b. ¿Quién reciben los dones espirituales?
c. ¿Quién da los dones espirituales?
d. ¿Por qué no todos tiene el mismo don espiritual?
e. ¿Debemos sentirnos más maduros porque tenemos un don espiritual en
particular?
Dé a los estudiantes la oportunidad de responder cada pregunta. Amplíe las respuestas
según sea necesario.

Aplicación

6. Recuerde a los estudiantes que el Espíritu de Dios ha dado por lo menos un don
espiritual a cada creyente. Anime a los estudiantes a trabajar para determinar sus dones
espirituales particulares. Haga hincapié que no todos los dones espirituales han sido
enumerados en este pasaje ni en los otros pasajes del Nuevo Testamento donde se
mencionan dones espirituales (Romanos 12:6-8; Efesios 4:11; 1 Pedro 4:10-11). Sugiera
que debemos considerar que cualquiera habilidad que tenemos puede ser usada para el
servicio de Dios y de otras personas como un don dado por Dios. Hable acerca del don
espiritual que usted considera que tienen y cómo lo descubrió. Señale que nuestras
experiencias de aprender lo que nos gusta hacer, cosas que sabemos hacer bien, y lo que
otros afirman que hacemos nos pueden ayudar a descubrir nuestros dones espirituales.
Enfatice que Dios quiere que ellos conozcan su don espiritual. Guié en una oración.
Pídale a Dios que ayude a los estudiantes a entender y a aprender acerca de sus dones
espirituales. Dé gracias a Dios por proveer dones espirituales para todos los creyentes.

Página del estudiante, Dones que continúan dando

1. Toma un momento y descifra esta frase para que sepas de qué se trata la clase de hoy.
eL psiritEi ed sDoi ah adod un ond psirutilae a dcaa ynretece.

2. Al final de cada frase, marca con un círculo si es verdadera (V) o falsa (F).
(1) Los dones espirituales están disponibles solamente para pastores y diáconos. V F
(2) Cada iglesia determina qué miembros recibirán dones espirituales. V F
(3) La Biblia identifica solamente cinco dones espirituales. V F
(4) Los maestros son las personas más importantes en la iglesia. V F
(5) Cada miembro de la iglesia debe tener el don de sanidad. V F

3. Entendiendo que el Espíritu Santo da un don espiritual a cada creyente, yo creo que
puedo tener el don de ____________________________________________________.
4. Tres maneras cómo puedo usar este don para bendecir a mi iglesia son:
(1) _______________________________________________________________
(2) _______________________________________________________________
(3) _______________________________________________________________
Una cosa más

Planeo tomar los siguientes pasos para descubrir el don espiritual que el Espíritu me ha
dado.

Una oración que puedo decir es:

Gracias, Dios, por darme un don espiritual. Ayúdame a aprender más acerca de este
don. Ayúdame a usarlo para bendecir a tu iglesia. En el nombre de Jesús, amén.


Lección 2. El tic tac continúa

Trasfondo bíblico: Lucas 10:38-42; Efesios 5:15-16; Filipenses 1:9-11
Pasaje bíblico focal: Lucas 10:38-42; Efesios 5:15-16; Filipenses 1:9-11
Idea principal: Dios espera que use el tiempo que Él me ha dado para sus


propósitos.
Pregunta para la vida: ¿Importa cómo uso mi tiempo?
Meta de enseñanza: Ayudar a los jóvenes a identificar la mejor manera para usar el


tiempo que Dios les ha dado.


Qué dice la Biblia

Jesús es primero (Lucas 10:38-42)

En este incidente, dos mujeres tuvieron una oportunidad de responder a Jesús. Cada una
escogió una respuesta en particular.

Marta escogió cumplir con las normas de las expectativas sociales. Ella hizo lo “correcto”
respecto al huésped en su casa. Ella estaba ocupada y trabajó para preparar la comida. Se
enfocó totalmente en servir las necesidades físicas de su huésped. La selección de Marta
no fue “mala”. Veremos, sin embargo, que no fue la “mejor” selección.

María respondió de manera diferente. María vio una oportunidad para escuchar la
enseñanza de Maestro. Era raro para un rabí dar este tipo de instrucción y atención a las
mujeres. Así que, como siempre, Jesús rompió con las costumbres y las expectativas de
su tiempo para mantenerse en su misión. María escogió sentarse a los pies de Jesús para
ganar lo más que pudiera de Sus palabras. Ella puso a un lado los deberes y expectativas
ordinarias. Ella detuvo su mundo por Jesús. Ella ignoró los preparativos de su hermana.
Ella determinó que escuchar a Jesús sería la prioridad más alta para ese momento en su
vida. María tomó la decisión única de servir a Jesús al escuchar sus palabras.

Marta se dio cuenta de que María no estaba ayudando. En vez de ir a pedirle a su
hermana que le ayudará, ella fue a quejarse con Jesús. Jesús respondió sugiriendo que
Marta estaba afanada y preocupada con muchas cosas. Él señaló que solo “una cosa” era
necesaria (Lucas 10:42). Tal vez Él le estaba indicando que hubiera sido suficiente para
Marta preparar solamente un plato- una comida simple- en vez de un festín elaborado. Si
ella hubiera preparado “una sola cosa”, no hubiera estado tan “inquieta y preocupada por
muchas cosas” (Lucas 10:41). También, de esa manera ella no se hubiera frustrado
porque su hermana estaba pasando tiempo con Jesús en vez de ayudándola.

Jesús afirmó a María por escoger enfocar en recibir alimento espiritual. Recibir alimento
espiritual es una prioridad más alta que cualquier otra cosa. Su respuesta abrió la puerta
para que Marta se uniera a María a Sus pies. Jesús no minimizó el trabajo de Marta. Ella


estaba ocupada haciendo cosas buenas. Aunque siempre hay muchas cosas buenas que
hacer, los creyentes son desafiadas a hacer lo mejor y a usar su tiempo sabiamente María
escogió dar su tiempo a Jesús.

¡Saca el mayor provecho de tu tiempo! (Efesios 5:15-16)

Pablo contrastó las vidas de los “sabios” y los “necios” en estos versículos. Se advierte a
los creyentes respecto al uso de su tiempo. Pablo exhortó a los creyentes a sacar lo
máximo del uso de su tiempo. Él entendió que el tiempo es limitado. Él creía que las
personas sabias conocían el valor del tiempo y escogían sacar el mayor provecho.

Los necios viven sus vidas de día en día, sin ningún sentido de dirección. Ellos pueden ir
en cualquier dirección, o cambiar de dirección porque su destino final es desconocido. En
muchas maneras, las personas en el primer siglo eran similares a algunos viviendo hoy
día. Ellos eran tentados a vivir solamente para el momento. A ellos no les importaba el
impacto de sus decisiones diarias. Ellos despreciaban su tiempo. Pablo afirmó su interés
describiendo el ambiente de su tiempo como “días malos”. Él entendió que el tiempo es
corto y que el día del juicio se acerca.

El tiempo es un regalo de amor para ti (Filipenses 1:9-11)

Jesús es amor. Él dio su vida como un sacrificio de amor. Jesús nos demostró el amor con
su manera de vivir. Podemos ver la vida de Jesús como un ejemplo de cómo dar prioridad
a nuestras decisiones acerca del tiempo. Pablo invitó a los creyentes a que dejaran que su
amor creciera. Pablo sugirió que un cristiano en crecimiento aumentará en conocimiento
y discernimiento. Este tipo de crecimiento requiere un entendimiento agudo respecto al
uso del tiempo.

Pablo animó a que los creyentes tuvieran un conocimiento completo y creciente acerca de
Dios. Pablo reconoció que la iglesia necesitaba creyentes en crecimiento. Él concluyó que
un creyente debe conocer a Dios y recibir discernimiento de un conocimiento en
aumento, y de una relación personal con el Dios vivo.

Dos aspectos del crecimiento cristiano equipan a los creyentes a tomar las mejores
decisiones acerca del uso del tiempo. Primero, los creyentes buscan entender el propósito
de Dios para sus vidas. También, están conscientes de que son responsables por sus
vidas. Por lo tanto, estos dos aspectos- el conocimiento del propósito de Dios y el
reconocimiento de que daremos cuenta a Dios- ayuda a los creyentes a poner en orden de
prioridad su tiempo y sus actividades. Los creyentes amarán a Dios lo suficiente para
crecer en su entendimiento de Él. Ellos también crecerán en su habilidad de tomar
decisiones que le honren. Tomar las mejores decisiones acerca del uso del tiempo es una
manera importante de demostrar nuestro amor por Dios.

Pablo se refirió al resultado de este tipo de amor como “fruto” (Filipenses 1:11). Él
sugirió que los creyentes tendrán mejor carácter con este conocimiento. Él llamó a un
amor por Jesús que resulte en una conducta moral alta.


Pablo concluyó esta sección recordándonos que los creyentes llevan gloria, honor, y
alabanza a Dios con este tipo de crecimiento espiritual. Este tipo de amor es sacrificial y
es el tipo de amor que vemos en Jesús.

Qué me dice la Biblia

Podemos quedar atrapados en hacer cosas buenas y olvidar hacer cosas “mejores”. Estos
pasajes nos recuerdan que debemos usar nuestro tiempo sabiamente y que debemos hacer
lo que es “mejor” con el tiempo que tenemos disponible. A veces estamos tan ocupados,
aún con actividades y tareas en la iglesia, que perdemos una cita espiritual que Dios haya
provisto para nosotros. Este estudio puede desafiarnos a evaluar nuestros compromisos
para poner en orden nuestras actividades.

Qué dice la Biblia a los jóvenes

Con frecuencia los estudiantes piensan que tienen todo el tiempo del mundo. Se ocupan
en todo tipo de cosas importantes. Ellos necesitan evaluar la diferencia entre cosas
importantes y asuntos del Reino. Los jóvenes necesitan considerar la importancia de
establecer prioridades para el uso de su tiempo. El lugar para empezar es entender que
Dios tiene un propósito para sus vidas. Los jóvenes están creciendo en su habilidad para
entender que darán cuenta por la manera en que usan sus vidas. Los maestros pueden
ayudar a los estudiantes a entender el impacto de sus decisiones diarias en sí mismos y en
las vidas de los demás.


Plan de enseñanza

Motivación

1. Escriba y despliegue las siguientes preguntas en la pizarra u hoja grande de papel para
que los estudiantes las vean según llegan al salón.
a. ¿Cuántas horas duermes durante la semana?
b. ¿Cuántas horas pasas en la escuela durante la semana?
c. ¿Cuánto tiempo promedio pasas en el teléfono cada día?
d. ¿Cuánto tiempo promedio pasas viendo televisión cada día?
e. ¿Cuánto tiempo promedio pasas en la computadora cada día?
Anime a cada estudiante a contestar las preguntas. Invite a que varios voluntarios
compartan sus resultados.

2. Pida a sus estudiantes que calculen
a. La cantidad de tiempo que pasan estudiando sus Biblia diariamente
b. La cantidad de tiempo que pasan orando diariamente
Cuando sus jóvenes hayan terminado la tarea asignada, pregunte: ¿Cómo determinan qué
van a hacer con su tiempo? Dé oportunidad para que los estudiantes respondan. Después
de que algunos hayan respondido, comparta que la lección de hoy es acerca de como
usamos el regalo del tiempo. Invite a que un estudiante les guíe en oración.

Examinación

3. Divida la clase en grupos de tres a cinco personas cada uno. Pídale a sus estudiantes
que acomoden sus sillas formando círculos pequeños. Asigne uno de los pasajes de las
Escrituras a cada grupo. Comparta que cada grupo tiene aproximadamente de cinco a
siete minutos para dibujar caricaturas o afiches para el parachoques del auto (“bumper
stickers”) describiendo los puntos más importantes en los versículos asignados. Provea
papel de traza y marcadores de colores para cada grupo. Invite a que cada equipo
comparta su trabajo. Afirme a cada grupo por el trabajo presentado.
4. Pregunte: ¿Qué nos dicen los versículos de hoy respecto a la importancia de usar
nuestro regalo del tiempo? Use la información en la sección: ¿Qué dice la Biblia? para
afirmar y añadir a las respuestas dadas por los estudiantes. Continúe preguntando: ¿Por
qué nos ha dado Dios el regalo del tiempo? Después de escuchar las respuestas de sus
estudiantes, declare que Dios nos ha dado el regalo del tiempo para usarlo para Sus
propósitos.
Aplicación

5. Divida a la clase en dos grupos. Dé a cada grupo un marcador y una hoja de papel de
traza. Pídale al grupo número uno que identifique diez razones principales por las cuales
los estudiantes desprecian el tiempo. Pídale al segundo grupo que identifique diez

razones principales que los estudiantes tienen para dar el mejor uso a su tiempo. Después
de cinco minutos, invite a que cada equipo comparta sus resultados. Comparta que la
lección de hoy nos hace reevaluar cómo usamos nuestro tiempo.

6. Pida que cada estudiante encuentre una pareja. Invite a que cada estudiante comparta
con su pareja dos maneras cómo han desperdiciado el tiempo durante la semana anterior.
Después de que ambos hayan terminado de compartir, pida a cada estudiante que
identifique dos cosas que harán que representará un mejor uso del tiempo como resultado
del estudio bíblico de hoy. Anímelos a compartir con su pareja.
7. Cierre el estudio en oración. Pídale a Dios que ayude a los estudiantes a cumplir sus
compromisos de usar el regalo del tiempo sabiamente.

Página del estudiante, El tic tac continúa

1. Hay 168 horas en una semana. Calcula el número de horas por semana que:
a. duermes _____
b. pasas en la escuela _____
c. vas y vienes de la escuela _____
d. miras televisión _____
e. usas la computadora _____
f. hablas por teléfono _____
g. hablas con tus padres _____
h. pasas en la iglesia _____
i. pasas comiendo _____
j. pasas haciendo la tarea _____
k. pasas leyendo la Biblia _____
l. pasas orando _____
2. Basándote en estos cálculos, ¿qué dos o tres observaciones puedes hacer acerca de
cómo usas tu tiempo?
3. Lee Lucas 10:38-42. ¿Qué hermana representa mejor cómo hubieras respondido a
Jesús? ¿Por qué?
4. Lee Efesios 5:15-16. ¿Qué necesitas cambiar acerca de tu vida para ser considerado
“sabio”?
5. ¿Qué hay de malo en “desperdiciar” el tiempo”?
Una cosa más

Toma tiempo para dar gracias a Dios por el tiempo que El te ha dado. Pídele a Dios que
te enseñe cómo usar mejor tu regalo del tiempo.


Lección 3. ¿A Su servicio?

Trasfondo bíblico: Juan 13:1-17; Mateo 25:31-46
Pasaje bíblico focal: Juan 13:1-17; Mateo 25:37-40
Idea principal: Cristo nos llama a seguir su ejemplo de servir.
Pregunta para la vida: ¿De veras que estoy supuesto a “servir”?
Meta de enseñanza: Guiar a los jóvenes a identificar al menos una manera en que

seguirán el ejemplo de Jesús de servir.

Qué dice la Biblia

Sirviendo al lavar los pies (Juan 13:1-5)

Juan 13:1-5 establece el escenario para una lección poderosa. Estos versículos nos dicen
que Jesús sabía que su tiempo era corto. Él sabía de dónde había venido y a dónde iba. El
también sabía que iba a ser traicionado. Jesús afirmó su amor por sus discípulos y escogió
usar sus momentos finales en la tierra para demostrarles su amor con una expresión de
servicio humilde. Jesús suplió su necesidad física al lavarles los pies. Él suplió su
necesidad emocional al enseñarles una lección de servicio y humildad.

El anfitrión de la casa era responsable por la tarea doméstica de lavar los pies de los
huéspedes que llegaban a su casa. Sin embargo, ya que Jesús y sus discípulos no eran
huéspedes en la casa, no había anfitrión como tal. Así que, ¿quién se encargaría de lavar
pies sucios de caminar por las calles y caminos de ese tiempo? Los discípulos pensaban
tanto de sí mismos que nunca consideraron arrodillarse para lavar pies. Lavar los pies era
la tarea de un sirviente. Jesús tomó apariencia de siervo por quienes amó.

Este pasaje presenta a Judas como completamente opuesto a Jesús. Las acciones de Judas
no fueron para el beneficio de otros y no reflejaron amor por los discípulos. Judas tenía
una motivación diferente. El se ocupó de sí mismo. El comportamiento de Jesús fue de
asombro y desilusión para Judas. Jesús modeló el liderato de servicio al humillarse para
lavar los pies. El acto inesperado de Jesús preparó el camino para un cuadro del amor de
Jesús por sus discípulos.

Sirviendo al hablar con un amigo (Juan 13:6-11)

Con frecuencia, Pedro reaccionó de una manera extrema. En este caso, él confrontó a
Jesús por lavarle los pies. Pedro no podía soportar que Jesús hiciera el trabajo de un
sirviente. Jesús era su líder, y fue duro para Pedro aceptar las acciones de Jesús. Jesús
respondió tratando de ayudar a Pedro a poner las cosas en perspectiva. Jesús le dijo a
Pedro que él entendería en el futuro. Jesús invitó a Pedro a ser su compañero en el
ministerio al permitirle que le lavara los pies.


Entonces, Pedro desafió a Jesús a que le lavara el cuerpo completo. La respuesta de Pedro
indica que él no tenía idea acerca del significado de los comentarios de Jesús. Los
huéspedes por lo general se lavaban todo el cuerpo antes de ir a una casa para cenar. Un
lavado de pies final los prepararía para la cena. Jesús le recordó a Pedro que lavarle los
pies era suficiente para su propósito.

En el versículo 10, Jesús aludió a su conocimiento de la traición que se avecinaba. Jesús,
sin embargo, no permitiría que la traición que se acercaba le distrajera del propósito para
Su vida. Jesús usó este tiempo para servir a Pedro y para enseñarle a mantenerse
enfocado en la tarea y el propósito para su vida.

Sirviendo al desafiar amigos (Juan 13:12-17)

Jesús sabía que sus discípulos no habían entendido sus actos. En el versículo 13, Él les
recordó su posición entre ellos. Jesús señaló que los líderes verdaderos sirven con
humildad y están dispuestos dar ejemplo sirviendo. Jesús también estaba haciendo una
declaración acerca del orgullo. Él explicó que los líderes llenos de orgullo tendrán
dificultad al servir. Él concluyó desafiándoles a ser líderes siervos. Él les animó a
servirse unos a otros con un espíritu de humildad. Él esperaba que ellos vivieran una vida
de servicio por los demás.

¡Servicio que cuenta! (Mateo 25:31-46)

Estas palabras representan los comentarios finales de un mensaje que Jesús compartió
solamente con los discípulos. Este pasaje enfoca en el regreso de Jesús. Se describe un
tiempo de juicio. Aquellos viviendo vidas justas serán bendecidos. Los impíos serán
llamados a dar cuenta por sus actos (Mateo 25:37-46). Las personas que aman a Jesús
sirven a otros.

La palabra “justo” (Mateo 25:37) se refiere a los que creen en Cristo como Salvador.
Ellos estaban sorprendidos cuando escucharon las palabras del Señor. No estaban
conscientes de todas las buenas obras que habían hecho. No estaban buscando crédito por
hacer buenas obras. Ellos estaban actuando en el gozo de su salvación y su amor por el
Salvador. Por su relación con Cristo, es normal para ellos bendecir a otros al alimentar,
recibir, vestir, proveer, y visitar. Ellos no podían dejar de servir. Estos son algunos
ejemplos de la clase de servicio provisto por quienes aman al Maestro. El servicio es
parte normal de sus vidas. Era un privilegio bendecir a otros sirviéndoles en el nombre
del Señor.

Jesús dijo que servir a otros es servirle a Él. Él nos recuerda que tendrá en mente por la
eternidad a quienes sirven a otros.

Qué me dice la Biblia

Los maestros deben evaluar su servicio por el Señor. ¿Por qué enseño a los jóvenes?
¿Enseño porque no pudieron encontrar a nadie más? ¿Cómo enseño y me relaciono con
los jóvenes? ¿Soy un líder siervo? ¿Cómo refleja mi servicio el estilo de liderato de
Jesús? ¿Indica mi preparación para la lección mi compromiso a servir por medio de
enseñar a jóvenes? ¿Estoy dispuesto a humillarme a mí mismo?


Repase sus acciones durante la semana pasada. ¿Qué actos de servicio se encuentran en
su lista de actividades durante la semana pasada? ¿Le encontrarían haciendo actos
fortuitos de servicio?

Esta lección me dio convicción acerca de mi itinerario tan ocupado. Yo hago bien al
ocuparme de mis prioridades. Necesito trabajar en estar más disponible para amar a Dios
sirviendo a otros. Dios es un Dios de gracia y da esta lección como un llamado para que
los creyentes despierten. ¡Sirva a la manera de Dios, empezando hoy!

Qué dice la Biblia a los jóvenes

Los estudiantes pueden estar tan absortos en su propio mundo que la idea de servir a otros
puede ser ofensiva y desafiante. Muchos piensan que son muy jóvenes para servir.
Muchos adultos comunican su falta de deseo de dar oportunidades de servicio a los
jóvenes.

Considere estos pensamientos acerca de sus jóvenes y el servicio:


Servir significa que tenemos que dejar de pensar en nosotros mismos para pensar en
alguien más.

Servir significa que los estudiantes tendrán que salir de su zona de comodidad.

Los estudiantes están creciendo en su habilidad para evaluar sus motivos y su
participación como líderes siervos.

Los estudiantes aprenden mejor cuando ellos ven ejemplos de lo que se está
enseñando.

Los estudiantes desean que su servicio cuente para algo.

Si tienen la convicción de servir, los estudiantes irán hasta lo extremo por completar
un proyecto de servicio.

Los estudiantes están dispuestos a hacer una diferencia en su comunidad y en su
iglesia.

Esta generación de jóvenes tiene la habilidad y el deseo de hacer una diferencia por
Jesús en su mundo.

Plan de enseñanza

Motivación

1. Use esta actividad durante los primeros quince a veinte minutos de la sesión. Divida a
los estudiantes en dos equipos. Dé tiempo para que cada equipo seleccione un capitán.
Comparta con los equipos que ellos competirán unos con otros en un juego de “gana,
pierde, o dibuja”. Enumere las referencias bíblicas en la pizarra. Diga a los estudiantes
que todas las respuestas se encuentran en las referencias bíblicas. Adviértales que son
libres de revisar los pasajes para encontrar las respuestas según juegan. Afirme a los
miembros de la clase por traer su Biblia. Anime a los estudiantes a compartir su Biblia
durante el juego.
Reclute a una persona que anote las puntuaciones y sirva como juez para el juego.
Reclute a un joven que tome el tiempo. Pídale a los capitanes de los equipos que
seleccionen a las personas que dibujarán. Permita que los que van a dibujar saquen una
palabra de una caja. La caja debe contener las siguientes palabras: pies, sirviente,
traición, humildad, amor, Pedro, cuerpo, hambre, juicio, sediento. Seleccione otras
palabras apropiadas para la lección.

Dígale a los que van a dibujar que tendrán un minuto para dibujar claves que ayuden a su
equipo a descifrar la palabra. Explique que usted recibirá respuestas solamente de parte
del capitán del equipo. Después que termine el minuto, dé oportunidad al equipo de dar
su respuesta. Si la respuesta es incorrecta, dé oportunidad al equipo contrario. Tome nota
de la puntuación según sea apropiado. Use la información bajo: Qué dice la Biblia para
explicar la importancia de cada palabra en la lección de hoy. Anuncie el ganador cuando
todas las palabras se hayan usado.

Examinación

2. Distribuya papel y lápiz para cada estudiante. Pida a los estudiantes que encuentren un
compañero para la tarea. Asigne uno de los siguientes pasajes de las Escrituras a cada par
de jóvenes: Juan 13:1-5; Juan 13:6-11; Juan 13:12-17; Mateo 25:31-46. Escriba las
siguientes preguntas en la pizarra:
a. ¿Qué pasó en estos versículos?
b. ¿Quiénes son los personajes principales?
c. ¿Cuáles son los puntos principales?
d. ¿Qué tienen que ver estos puntos principales con los jóvenes?
e. ¿Qué deben hacer los estudiantes como resultado del mensaje de estos
versículos?
f. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de servir a otros?
g. ¿Cuál sería un ejemplo de cómo los estudianes sirven hoy día?
Dé a los estudiantes de cinco a siete minutos para completar las preguntas. Esté
disponible para responder preguntas según los jóvenes revisan sus pasajes específicos.
Invite a los estudiantes a compartir sus respuestas con el grupo grande.


3. Dé un discurso breve para explicar Juan 13:1-17. Use la información en: Qué dice la
Biblia y resalte lo siguiente:
a. Jesús siempre estaba enseñando a los discípulos.
b. Sabiendo que tenía un tiempo limitado, Jesús escogió dar una lección en
servicio y humildad.
c. Pedro resistió que Jesús le lavara los pies.
d. Jesús espera que cada uno de nosotros sirva con humildad.
4. Pregunte: ¿Quiénes son algunos hermanos en la iglesia que son ejemplos especiales de
servicio desprendido? Reclute a un joven para que escriba los nombres en la pizarra
según son sugeridos. Después que los estudiantes han dado de cinco a siete nombres,
pregunte: ¿Cómo nos ha afectado el servicio de estos hermanos a nosotros y a la iglesia?
Después de escuchar algunas respuestas, guíe a los estudiantes a tomar unos minutos para
orar por los nombres escritos en la pizarra. Anímelos a dar gracias a Dios por el don de
servicio y por los ejemplos que estos hermanos han provisto.
Aplicación

5. Divida la clase en grupos de tres a cinco personas cada uno. Provea un pedazo de
papel de traza y marcadores a cada grupo. Dígale a los grupos que tendrán dos minutos
para enumerar el mayor número de maneras en que los jóvenes pueden ayudar. Invite a
que los grupos compartan sus resultados. Desafíe a sus estudiantes a comprometerse a
servir. Anímelos a completar una actividad o un proyecto de servicio esta semana.
Concluyan la clase guiándolos en oración.

Página del estudiante, ¿A Su Servicio?

1. Enumere las 7 tareas o quehaceres más difíciles que te han asignado en tu casa.
Colócalos en orden de dificultad.
(1) _____________________________________________________________________
(2) _____________________________________________________________________
(3) _____________________________________________________________________
(4) _____________________________________________________________________
(5) _____________________________________________________________________
(6) _____________________________________________________________________
(7) _____________________________________________________________________
2. ¿Cuál dos de estos siete debieran ser asignados a alguien más?
3. ¿Por qué?
4. ¿Qué tareas no debieras tener que hacer debido a tu edad?
5. ¿Cómo te sientes cuando te piden que hagas las tareas mencionadas en el número 4?
6. Escribe los nombres de tres personas que te han servido con la misma actitud con la
que Jesús sirvió al lavar los pies de sus discípulos.
7. Enumera tres proyectos que podrías hacer si quisieras servir como sirvió Jesús.
Una cosa más

Pídele a Dios que te bendiga según sirves a otros durante esta semana. Toma tiempo
ahora y da gracias a Dios por aquellas personas que te han servido.


Lección 4. ¿Ahorros o préstamo?

Trasfondo bíblico: Lucas 12:13-21; 1 Timoteo 6:8-19
Pasaje bíblico focal: Lucas 12:13-21; 1 Timoteo 6:8-10,17-19
Idea principal: Mi confianza debe estar en Dios, no en el dinero.
Pregunta para la vida: ¿Cómo me debo sentir respecto al dinero?
Meta de enseñanza: Guiar a los jóvenes a describir el lugar que el dinero debe tener

en sus vidas.

Qué dice la Biblia

Un proverbio acerca de prioridades (Lucas 12:13-15)

Jesús siempre desafió las expectativas impuestas sobre Él. Jesús vino a completar su
tarea, no a conformarse a las expectativas de los demás. El se rehusó a contestar la
solicitud de juzgar acerca de una herencia. En vez, Jesús decidió usar la situación para
enseñar acerca de recursos y prioridades. El mensaje es simple: Sé un buen mayordomo y
no seas avaro.

¿Qué es lo que cuenta? (Lucas 12:16-21)

En la parábola, encontramos un cuadro de lo que le sucede a una persona que es
arrogante y confiada en sí misma. El hombre rico estaba bendecido con grandes
resultados. En vez de agradecer a Dios por las bendiciones y pedirle a Dios consejo para
usarlas, él confió en sus propias ideas. A Él le preocupaba que las cosechas se echaran a
perder. Él decidió tomar acción para guardarlas y así vivir una vida de comodidad. Los
versículos 17-20 indican que Dios conoce nuestros pensamientos y nos hace responsables
por cómo usamos sus dones y bendiciones económicas.

El hombre rico estaba confundido acerca de su situación. El hombre rico asumió que todo
era suyo. Él usó las palabras Yo, o mi ocho veces en los versículos 16-19. Él trató sus
posesiones egoístamente. Él dejó de darse cuenta de que todo le pertenece a Dios y que
somos mayordomos o administradores de las bendiciones que Dios nos ha dado.

Podemos encontrar la meta para la vida del hombre rico en el versículo 19. Él quería la
riqueza para sus propios propósitos egoístas. Él quería pasarla bien. Sus palabras no
indican ningún interés en otros ni en el Dios viviente.

El hombre no tenía idea de cuánto tiempo viviría. El no era un buen mayordomo de su
vida, sus prioridades o las riquezas que Dios le había dado. El pasaje nos enseña que no
debemos de tratar de poner nuestra paz mental en las posesiones terrenales.

A pesar de que Jesús no actuó como juez para el hombre interesado en su herencia, el
pasaje sugiere que Dios es el juez. Dios nos llamará a todos a cuenta por cómo


manejamos los dones y las posesiones que Él nos ha dado. Nuestra prioridad tiene que
estar en Dios y en el propósito de Dios.

La trampa de las riquezas (1 Timoteo 6:8-9)

Este pasaje de las Escrituras anima a los creyentes a practicar dominio propio cuando son
tentados en poner las cosas como primera prioridad. Se recuerda a los creyentes que la
riqueza y las posesiones no garantizan gozo y felicidad. Las cosas materiales no suplen
las necesidades del alma.

Pablo animó a los creyentes a estar contentos con la comida y la ropa. La palabra
traducida “ropa” también puede incluir vivienda. Por lo tanto, la referencia a “comida y
ropa” es una referencia a las necesidades básicas. Pablo no estaba insultando a las
personas que desean tener más cosas materiales. Él estaba hablando acerca de quienes
enfocan en tener más. El pasaje nos advierte a no ver las riquezas y la adquisición de
riqueza como el fin para nuestros esfuerzos.

Perseguir las riquezas puede ser una distracción grande para los creyentes. Los creyentes
quedan atrapados cuando son consumidos con la acumulación de riqueza como primera
prioridad. Una vez las personas caen en esta trampa, es extraordinariamente difícil
escapar. Parace que las cosas van de mal en peor. Enfocar en generar riquezas puede ser
como una adicción, guiando a las personas a hacer lo que no deben.

El proverbio del dinero (I Timoteo 6:10)

Pablo no estaba condenando al dinero mismo con este proverbio. ¡Él estaba levantando
una alerta acerca del amor al dinero! Él quería que los creyentes tuvieran amor por Dios.
Él entendió que las personas pueden fácilmente reemplazar el amor a Dios por el amor al
dinero. Cada vez que el amor por Dios es reemplazado, los creyentes se alejan de Dios.
Cada vez que nos alejamos de Dios, podemos anticipar el desastre.

Consejo para los ricos (1 Timoteo 6:17-19)

Este pasaje nos recuerda que no podemos llevarnos nada al final de nuestros días. Dios es
el proveedor por excelencia. Las personas ricas necesitan entender que su riqueza viene
de Él. Darse cuenta de esto debe evitar que las personas ricas piensen que son mejores
que los demás. Dios quiere que nos beneficiemos de las riquezas según las usamos para
los propósitos de Dios y dentro de la voluntad de Dios.

El versículo 18 contiene cuatro mandamientos para las personas ricas. Primero, deben
usar sus posesiones en una manera positiva. Segundo, deben ser conocidos por actividad
percibida como buena. Tercero, deben ser generosos, saliéndose de su camino para
ayudar a otros. Cuarto, deben hacer esto de buena gana. Pablo estaba interesado en
acciones que reflejaban una generosidad y disposición internas. La manera en que damos
es tan importante como el dar mismo.

Hacemos bien en reconocer que estas instrucciones son para nosotros. Aún cuando no nos
consideremos como ricos, somos ricos en comparación con mucho del resto del mundo.


En el versículo 19, Pablo nos recuerda que la vida eterna debe ser una prioridad real para
los creyentes. Los creyentes generosos encontrarán bendiciones en la eternidad. Este
versículo nos anima a recordar que las posesiones terrenales se quedan atrás cuando
morimos. Sugiere que las personas ricas pueden ser una bendición para aquellos con
quienes se encuentran. Su inversión en las vidas de otros tiene un impacto más allá de
este mundo.

Qué me dice la Biblia

Esta lección desafía la importancia que colocamos sobre las posesiones materiales.
Pregúntese: ¿Cómo uso los dones económicos que Dios ha provisto para mí? ¿De dónde
vienen mis bendiciones económicas? ¿Creo verdaderamente que todo lo que tengo viene
de Dios y el amor de Dios por mí? ¿Doy libre y generosamente? ¿Comparto mis
bendiciones económicas con otros? Tome tiempo para orar acerca de sus respuestas a
estas preguntas. No olvide dar gracias a Dios por todas las bendiciones que Él le ha dado.
Comprométase a hacer un buen mayordomo que honra a Dios.

Qué dice la Biblia a los jóvenes

Los estudiantes ven comerciales que desafían estos conceptos bíblicos. Los adolescentes
viven en un mundo que recompensa a quienes terminan con más cosas. Los adolescentes
necesitan tener un corazón generoso. Ellos necesitan colocar un valor apropiado al
dinero. Necesitan reconocer a Dios como su proveedor y necesitan verse como
responsables delante de Dios por todo lo que Él les ha dado. Muchos adolescentes no
diezman, y necesitan empezar a hacerlo. Necesitan decidir colocar la más alta prioridad
en las riquezas que se encuentran en el cielo.


Plan de enseñanza

Motivación

1. Según llegan los jóvenes, pídales que se sienten en grupos. Haga los arreglos para
tener tres o cuatro estudiantes por grupo. Entregue a cada grupo un pedazo de papel de
traza y un marcador. Dígale a los grupos que usted contará hasta tres. Instrúyalos a que
apunten hacia el líder del grupo cuando usted diga “Tres”. Pida a los líderes de grupo que
guíen a sus grupos a determinar cuánto dinero en efectivo ellos gastan durante una
semana normal. (Por ejemplo: Joven A gasta $40 a la semana, joven B gasta $60; y joven
C gasta $29. El promedio se calcula dividiendo $129 entre 3. Esto es igual a $43
promedio por semana.) Deje saber a los grupos que usted está buscando la cantidad de
dólares promedio por semana. Pida a los estudiantes que multipliquen esa cantidad
promedio por 52 para calcular la cantidad promedio que gastan en un año. Escriba los
totales anuales de los grupos en la pizarra para que todos los vean.
2. Pida a los líderes del paso 1 que guíen al grupo a identificar sus tres fuentes
principales de dinero. Ellos probablemente dirán algo como padres, trabajo, y abuelos.
Escriba las respuestas en la pizarra.
3. Permaneciendo en grupos, pida a cada persona que identifique dos de sus posesiones
más valiosas. Permita que cada líder de grupo tenga la oportunidad de compartir lo que
sus miembros han identificado como sus posesiones más valiosas. Escríbalas en la
pizarra. (Pida a los líderes que no mencionen los nombres de los dueños. Solamente
queremos escuchar la lista de las posesiones más valiosas de cada grupo.) Concluya esta
sección diciéndole a sus estudiantes que la lección de hoy se trata del dinero.
Examinación

4. Dígale a los estudiantes que ellos han sido seleccionados para servir en un equipo
editorial de un periódico. Diga que el resto de la sesión de hoy estará dedicada a escribir
reportajes periodísticos y dibujando caricaturas para ilustrar lo que la Biblia dice acerca
del dinero. Divida la clase en seis equipos. Tres equipos deben ser designados como los
equipos “ilustradores”. Ellos son responsables de revisar los pasajes bíblicos asignados e
ilustrar o hacer dibujos que describan mejor los puntos más importantes de estos
versículos. Los otros tres equipos son los equipos “investigativos”. Estos equipos tienen
que investigar las Escrituras para determinar lo siguiente:
a. la historia
b. los personajes principales
c. los puntos clave
d. dos o tres ideas que hablan a los jóvenes de hoy
e. entrevistas a los personajes para determinar qué sucedió
f. un editorial que da a los estudiantes una idea del papel del dinero en sus vidas.
Seleccione un líder por cada equipo. Los equipos ilustradores estarán compuestos de una

o dos personas. Los equipos investigativos pueden tener varios miembros asignados a

escribir los reportajes relacionados con los puntos “a” a “f” mencionados arriba.
Comparta que los equipos tienen de quince a veinte minutos para trabajar en sus tareas.
Provea suficiente papel, lápices, papel de traza y marcadores.

Asigne un equipo ilustrador y un equipo investigador para las siguientes secciones
bíblicas:

(1) Lucas 12:13-21
(2) 1 Timoteo 6:8-10
(3) 1 Timoteo 6:17-19
Esté pendiente del tiempo y avise a los estudiantes cuando le queden solamente cinco
minutos para completar sus trabajos. Mientras los estudiantes están trabajando, los
maestros deben caminar alrededor para proveer consejo, animarlos a mantenerse
enfocados, y afirmar el progreso. (Para mejores resultados, reclute de antemano a un
equipo que prepare un reportaje de periódico para la lección de la semana pasada como
está indicado arriba. Pida que el equipo enlistado por anticipado comparta su trabajo
como un ejemplo de lo que se espera de cada equipo. Asegúrese que dan su informe antes
de que usted dé las instrucciones. Esto les da a los estudiantes un ejemplo de lo que se
espera de ellos.)

5. Dé a cada equipo la oportunidad de compartir sus informes escritos y visuales.
Después de los informes de los equipos, tome dos o tres minutos para enfatizar los puntos
principales relacionados con los versículos asignados. (Comparta basándose en su estudio
de la información en Qué dice la Biblia”)
Aplicación

6. Refiera a los estudiantes a las cantidades anuales que ellos gastan. Pregunte: ¿Reflejan
estas cantidades diezmos y ofrendas? Refiera los estudiantes a la lista de las fuentes de
ingreso. Comparta que Dios es la verdadera fuente de ingreso. Comparta que Dios los
bendice por medio del trabajo, sus padres, sus abuelos, etc. Recuerde a los estudiantes la
lista de las posesiones más valiosas recopilada al principio de la sesión. Pregunte:
¿Tratamos estas posesiones de la misma manera que el hombre rico trató su cosecha?
¿Son nuestras actitudes similares a las de él? Recuerde a sus estudiantes que el uso de su
dinero y posesiones refleja el estado de sus corazones. Invítelos a tener un momento de
silencio para considerar cualquier cambio posible que tengan que hacer en sus actitudes
hacia el dinero. Concluya pidiendo a un estudiante que cierre en oración y que dé gracias
a Dios por todo lo que Dios ha provisto para sus hijos.


Página del estudiante, Siendo responsables con el dinero de Dios

1.
Por lo general, ¿cuánto gastas cada día?
Lunes $_________
Martes $_________
Miércoles $_________
Jueves $_________
Viernes $_________
Sábado $_________
Domingo $_________
Promedio semanal $_________
Promedio semanal total $_________ X 52 semanas por año = $_________
2. Recibo la mayor parte de mi dinero de
a. Padres
b. Abuelos
c. Trabajo
d. Otro: ________________
3. Las cinco posesiones más valiosas que tengo son
a. _____________________
b. _____________________
c. _____________________
d. _____________________
e. _____________________
4. Prefiero
a. Escribir una historia _____
b. Dibujar una caricatura _____
Una cosa más

Dale gracias a Dios por bendecirte con dinero y cosas materiales. Pídele a Dios que te
ayude a usarlos para bendecir a otros. Invita a Dios a que te ayude a tomar acciones que
duren por la eternidad. Pídele a Dios que te dé sabiduría en cómo usar lo que tienes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada